Como ya sabemos, la publicidad tradicional se ha quedado en un segundo plano y las redes sociales se imponen con fuerza en la comunicación de las empresas.

Antes lo normal era poner un anuncio de tu negocio en la guía local o una cuña en radio.

El mensaje era único, unidireccional y estático.

Con las redes sociales actualizamos la información prácticamente a diario, publicamos nuestras ofertas, productos, intercambiamos información con los usuarios. Todo es más dinámico y se caracteriza por la proximidad entre los usuarios y la marca. El flujo de información es bidireccional.

Las empresas se han dado cuenta de la oportunidad que les brindan las redes sociales y que pueden ahorrarse mucho tiempo y dinero.

A pesar de todas las ventajas que nos ofrecen, todavía hay pymes que no se han “digitalizado”. Piensan que no lo necesitan, que están bien como están. O puede ser que tengan miedo a algo que se presenta como nuevo y desconocido.

[button-fancy button_swatch=”swatch-emerald” label=”Frente a un cambio, no debemos ver una amenaza, sino una OPORTUNIDAD.”]

Oportunidad de crecer, de modernizarse,y en este caso de estar más cerca del cliente y crear un vínculo con él, lo que se va a traducir en FIDELIZACIÓN.

Las redes sociales nos dan la oportunidad de hablar con el consumidor, conversar con él, preguntarle qué quiere, ver sus opiniones, sus gustos y trabajar por mejorar nuestro servicio y por tanto que aumente su satisfacción.

Nos permiten entrar en la comunidad de los usuarios en la que los usuarios conversan y las marcas escuchan y participan.

Lo que debemos tener claro es que generar ventas no es el objetivo principal de tener presencia en redes sociales. El objetivo es más social, es tener un contacto directo con el cliente.

Lo que ocurre es que, si hacemos un buen uso de ellas, obtendremos credibilidad, fidelización, confianza o recomendaciones entre los consumidores, lo que se traduce en un incremento de las ventas. Por lo tanto sí que influyen en las ventas, pero de forma indirecta.

Si después de valorarlo todo, decides que quieres estar, tenemos que tener claras algunas cosas:

  • Una red social no es un tablón de anuncios. No hay que bombardear con ofertas y datos sobre la empresa. Sí que podemos usarla para premiar a nuestros seguidores con descuentos, cupones, etc.
  • Tener presencia en redes sociales requiere una gestión que debe ser llevada a cabo por un profesional. Necesitarás un community manager.

La persona que gestiona tu página de empresa va a ser la que hable por ti en redes sociales. Va a ser la cara de tu marca en el entorno digital.   Por tanto, sus aciertos serán tus aciertos, pero sus errores pueden perjudicar a la imagen empresa. Es por eso, esta responsabilidad no puede delegarse en cualquiera.

Otro día analizaremos y trataremos con profundidad en qué consiste la figura del community manager.

Espero que os haya gustado el post y para las empresas que estaban indecisas sirva de incentivo y se lancen al mundo digital. Para ser competitivos hay que estar al día y el mundo cada vez está más digitalizado. En vez de asustarnos, conviene estar bien informado y poder beneficiarnos de las oportunidades que nos presentan.